jueves, 30 de agosto de 2012

No solo la luz es eso que entra por tu ventana cada mañana.

Luz también es lo que se te ilumina tanto por dentro como por fuera. Luz, es eso que ilumina el camino. O también la persona que te ayuda a verlo todo un poco más nítido. Luz, es lo que nos llama la atención tanto en los besos de otras personas, porque nos iluminan. Luz, es esa fuerza que a veces sacamos de no sé donde. Luz, es nuestra sonrisa, aunque también puede ser la sonrisa que te saque otro. Luz, es cuando realmente sabes que nada te preocupa, bueno el lavado de cara al despertarte... Sí podría preocuparte un poco más, ¿eh? Luz, es cuando te quedas mirando la ventana y sabes que las cosas pueden ir mejor. Pueden ir mejor porque tu luz está más cerca de lo que tú mismo puedes creer.

martes, 14 de agosto de 2012

-¿Una cena? +Con una condición... -Dime. +Tú serás el postre.

¿Qué haces ahí? Deja de hacer el tonto sin mi. Me haces falta, ¿no lo entiendes? Es que miro mi cama y al lado derecho le faltas tú. A mi me la suda si me caigo, tú acabarás cayendo conmigo para no sentirme tan patosa, ¿no?
Puede que me quede mirando al punto fijo de tu lunar detrás de la oreja, y que ahí solo sepa perderme en ello. Pero... ¿Quién no se pierde en ti? Hasta los rayos de sol se pelean por haber quién toca primero tu cuerpo al amanecer. Esa risa tan tuya que te sale cuando no paro de hacer la payasa. Esa risa tan tuya... Que se perdió entre los mares de mis pequeñas células. Recorriendo así todos y cada uno de los poros que recorre mi piel... Sí, eres mejor que cualquier droga. Y sí, también soy drogadicta de ti.
De tus ganas, de mis ganas. Ven... Veamos lo fácil que se vuelve todo con un poco de buena compañía. Con una condición... Tú serás el menú entero entonces.



lunes, 13 de agosto de 2012

Jugar a parar el tiempo.

La vida siempre me pareció un pequeño rompecabezas... ¿Que te enamoras? Ya las noches son interminables. ¿Qué tienes hambre? Yo soy capaz de levantarme a las dos de la madrugada a hacerme palomitas. ¿Te ves guapa? Pues en las fotos siempre saldrás peor. ¿Qué lloras? Luego también te ríes. ¿Das todo por alguien? Esa persona dará la mitad. ¿Ducha rápida? Con música se te va un poco el tiempo... ¿Te quiero? No sé yo. ¿Me quieres? Cualquiera lo creería. ¿Algo imposible? Tú lo harás posible. ¿Invisible para los demás? Siempre habrá alguien que no necesite pasar dos veces para verte. ¿La hora del desayuno? Pues ahora no tengo hambre...
Pero solo hay una cosa que siempre encaje. Encaje en ese pequeño rompecabezas que es la vida, tu vida. Que cuando sonríes, todo se detiene.


Solo dejo que te rindas si no encuentras ningún motivo por el que hacerlo.

Un pequeño foco que alumbra todo mi cuarto. Y es que no quiero sentir que todo me persigue, bueno... Solo dejo que lo hagas tú.
Haber, quiero encontrarte, así que juguemos a un juego. Si me encuentras te doy un beso... Por cierto estoy en el armario. Sí, sí... Se te da muy bien evitar mis besos para acabar mordiéndome embobado. La verdad, es que me da a mi que tienes el poder de adelantar el tiempo, pero es que cuando estoy contigo solo quiero retrocederlo, ¿no acabas de entenderlo?




¿Que no hay amaneceres juntos? Da igual, simulémoslo nosotros aquí. Tú, baja la persiana, que ya pongo yo cara de recién levantada. Solo que tú, ya pones el desayuno de besos encima de la cama, ¿eh?

sábado, 4 de agosto de 2012

Es como gritar pero sin que nadie te escuche.

Basta ya de tonterías. Tira tu puñetero orgullo, porque aquí veo demasiado entre nosotros. Y eso no es lo único que nos sobra en este cuarto. Sobra todo. Sobran los nervios. Sobran los enfados. Sobran las ganas de gritarse. Sobran... Sobra nuestra ropa. Vale, a veces no hay quién me aguante. No serías el primero que lo pensara. No soy lo más divertido del mundo... Pero intento que el tiempo que pases conmigo te sea inolvidable. Sí, no sé vivir sin ti. Basta de confusiones. Yo no quiero mirar al frente y saber que cuando te vea, todo pueda ser diferente. No sé si es que me quedé con mil cosas que decirte o es que te necesito. Soy una maldita caprichosa. Y en parte veo normal todo lo que haces, todo lo que pasa. Soy una maldita niñata que ni sabe lo que quiere pero solo piensa en ella. Y lo siento, nunca fui de ser muy clara. Y por eso me odio. Pero intento taparlo odiándote a ti, odiando a lo que podría ser un "nosotros".