domingo, 30 de diciembre de 2012

Passing time


¿Para qué voy a seguir aquí? Haber dímelo tú. Dime que coño se supone hago espiándote caga dos minutos por si hoy te acordabas de mi, solo un poco de mi. ¿Para qué sirvió pensarte en un día como este si lo único  que tengo a cambio de eso es... nada? Sí, un nada que suena vacío, porque está vacío. Vacío de nosotros, de ti y de mi. Porque hasta hubo un momento que pensé que estarías jodido por los recuerdos, pero hasta ellos se alejan. No voy a ser mala, ni rencorosa contigo, ¿qué ganaría con ello? ¿Más ignorancia de la que me tienes hoy? Solo espero que te vaya bien, aunque sea un bien pero no conmigo.
                       
                             Así que insisto: ahora si que estás fuera de mi vida por completo.

viernes, 28 de diciembre de 2012

Quédate conmigo.

Escrito de hace un tiempo.

"Imagínate que ahora solo estamos tú y yo". No necesito nada más. Tu sonrisa plantada en la mía. Una pequeña rabia de mis distintivos no. Y la seguridad en cada beso. Por mentirme, decirme vete, para irme y venir a mi. Por esos puntos débiles. O conocer cada centímetro de ti. Por dejarme ver que querer a alguien no es tan difícil. Por los agobios. Por las miradas que me intimidan y enfadarte aunque sepas que cederé. No es fácil entregarse a alguien, darle todo lo que tenías guardado. Y seguir con las dudas de lo que siento aquí dentro cuando te veo. Tener los pelos de punta y quedarme abrazada a ti. Eres lo mejor que me ha podido dar la vida, pero no puedo valorarlo de la misma forma. Darte igual si nos miran o no. O meterte con mi peculiar manera de besar. Me das los motivos suficientes como para no parar de sonreir en cada momento. Pero pase lo que pase, lleguemos a más o no... La mejor marca de ropa que conozco se llama tu piel.

domingo, 23 de diciembre de 2012

Haber si tú puedes explicármelo.

Porque yo ya he perdido los esquemas, he perdido el mapa que me alejaba de ti, he perdido el norte, sur, este y oeste juntos. Para mi enamorarme nunca se me hizo fácil, y aunque haya llorado mares enteros por algunas personas, nunca me he sentido enamorada. Al fin y al cabo tampoco sé lo que es estarlo, porque nunca he apreciado lo que tenía, incluso a veces he dejado que se largase delante de mis propios ojos, como el malo de las películas que se ríe de ti porque ya has perdido. Pero aquí no hay malo, ni bueno, ni milagros que aperecen sin venir a cuento, ni manzanas envenadas, ni un dedal que te desvanezca en un sueño, ni perdices, ni finales felices. Aquí está señores, la realidad de un nuevo mundo, un mundo al que no le damos valor y que lo que más importa es la apariencia. Desde luego que felicito a esas personas que les da igual si hacen el payaso o se tienen que hacer una foto delante de todos con el típico Papá Noel que ronda nuestras calles con la intención de poner algo más de alegría al asunto. Porque son esas personas que de verdad gritarían a los cuatro vientos que quieren a alguien sin miedo... Sin el puto tick de una pierna nerviosa... Del sudor de las manos por querer acariciar las suyas... Por el enredo en el mechón que calló justo a la mano temblorosa. Porque les daría igual. Y quizás, ellos sí pueden decir que están enamorados, o que por lo menos, merecen estarlo.

sábado, 22 de diciembre de 2012

El tiempo vueeela

No hay día que no piense en ti. ¿Seré lo primero que piensas al despertarte de la siesta? A veces creo que eres como un acertijo sin respuesta, pero me haces sentir tan a gusto... Eres tal cual sensación como la de encontrar un regalo, o como la sensación de un buen verano. Yo no te quiero. Ni si quiera te busco, no temo por no encontrarte, si no me encuentras es porque tampoco me buscaste. Estoy segura de que no haces de FBI en mis asuntos, y que te da igual huellas, pruebas o evidencias de lo que ha sucedido. ¿Para qué vamos a sabernos colores favoritos de uno, y comidas favoritas de otro? Es que yo no hablo de amores eternos, hablo de amores pasajeros, porque tú solo ganaste el asiento detrás del copiloto, así que lo tomas o lo dejas, a mi nada de quedarme a medias.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Sweet sixteen


¡Felicidades princesa!


Ya no quedan días de cuenta atrás, ya, ha llegado. Uno de los tantos días que hemos querido que llegase. Y me alegra poder seguir aquí para todavía demostrar lo que nos queremos. Lo que nos importamos, y todo lo que daríamos la una por la otra. Sabes que me importaste desde el primer día, desde el primer cumpleaños.


Desde aquel 14 de Septiembre que ahora tiene doble significado.
Sabes que no te llamo mejor hermana por cumplir, o mismo porque lleves tantos años a mi lado, simplemente te lo has ganado, igual que me gané yo estar hoy a tu lado. No elegí que tú fueras a ser la que hoy estuviera un año más a mi lado en ese colegio. No elegí pasar Viernes sí, y Sábado también, contigo. Pero si me hubieran dado elegir, desde luego que lo hubiera escogido.
Y tener esa posibilidad de ser una niña cada tarde que estamos juntas, que jugar para nosotras aún es algo de lo más normal, correr a por catálogos del corte inglés, llevándonos más de 10 pruebas de colonias de Justin no es una broma, es algo normal que pasa cada vez que estamos por allí, pedir a tu madre que nos dejara ir al lusiberia pero tener una madre aburrida como la mía que no nos dejara, incubrirnos. Hay muchas más cosas de las cuales aquí no puedo comentar, lo personal se queda siempre para las noches hasta las tantas.


¿Qué hay un cumpleaños de familia? Hay estamos juntas. ¿Qué tienes una boda? Hay estamos juntas. ¿Qué me voy a la playa? Pues clarísimo que también estamos juntas. ¿Qué queremos ir a New York? Estaremos juntas. Porque no hacen falta mil fotos para saber que tanto en las buenas como en las malas estuvimos ahí. Que no haya secretos, ni broncas, y que si las hubiera estuviéramos en un campo donde lloro porque pienso que estoy apunto de perderte. Que eres detective conmigo de caravanas abandonadas. Mi compañera de columpios a pesar de más de una hostia.


Pero sobre todo una mejor amiga. Porque esto no se caracteriza por contar las penas una a otra, esto es así por estar compartiendo simplemente este día. Por acompañarte hoy, y acompañarme tú en otros. Yo no tengo muchas palabras ya para describirte, porque lo hago cada vez que puedo, porque una vez aprendí que los hechos daban más que unas simples palabras. Y porque si tuviera la posibilidad de soplar las velas de una tarta, pediría que tú nunca te fueras de mi lado.


PD: Inspirado tempranamente para el 13 de Diciembre.


domingo, 9 de diciembre de 2012

Que pase el tiempo rápido.

Espera, aquí para los padres cada día le eres una cosa. Grande para algunos y pequeño para otras. Pequeño para más de una ocasión y grande para menos de una. Eres pequeño para cualquier tipo de salida, claro que siempre dependiendo de que clase de padres tengas. Aquí te dicen que un año más, una hora más, pero claro eso se dice, ni se firma, si se lleva juicio. Por eso, siempre queda en palabras "que no salieron nunca de su boca". Pero después le eres grande para afrontar todos tus errores, o mismo tus calificaciones. ¿No que soy pequeña para salir? Quizás también lo sea para administrarme en cualquier estudio, o ir andando a casa sola. Le da miedo que salgas, pero no le da miedo que te pase algo cuando vuelves del colegio. Así que recordad, me echareis de menos cuando os haga falta.

sábado, 8 de diciembre de 2012

Not easy

  • Que la vida no trata de cosas fáciles, aquí lo sencillo ya no se lleva. Porque igual que sacarse el graduado no es para tontos, el carnet de conducir lo es menos. Da igual, práctica o teoría, las dos tienden a no ser lo que se nos de, exactamente bien. A lo que viene siendo lo mismo, llega la teoría de los besos, ¿qué si se estudian? Claro, ¿tú no examinas toda su boca antes de besarla? ¿No memorizas exactamente como son sus labios o de que color se le quedan después de besarle? La práctica es lo más sencillo, es como si un beso familiar se hubiera desplazado cuatro centímetros, los suficientes para acabar labio contra labio. Pero te preguntarás, entonces... ¿Dónde queda lo difícil? Lo difícil es que esos momentos no se vayan nunca, que da igual a veces lo que te haya costado ganarlos porque el tiempo te los arrebata. Te los quita sin permiso, sin aviso de quince días de antelación, y lo más terrible, sin seguro en caso de accidente. Porque los momentos se desgastan, a veces llegando a tal punto, que ni los recuerdos nos sacian para recordarle...

sábado, 1 de diciembre de 2012

Queridos Reyes Magos:

Este año creo que he sido bastante buena. Sé que a veces hice de las mías, y que pegué tres o cuatro voces de más a mis padres. Tal vez no estudié todo lo que hubiera debido hacer, pero si lo suficiente como para sacar una sonrisa al testarudo de mi padre. He llorado por tonterías pero he reído también por lo mismo. Eché de más a quién no tuve que hacerlo, y ahora echo de menos a quiénes me faltan. La cagué en algunas situaciones, pero ¿quién no se equivoca de vez en cuando? Me pudo a veces el orgullo, pero también me lo comí unas trescientas veces. Subí montañas sola, y a veces acompañada de los míos. Tomé decisiones que me dolieron a mi misma. E hice más de una tontería. Me castigaron como a todos, y perdoné como hicieron los demás conmigo. Solo pido quererme un día sí, y otro también. Fuera personas perfectas, historias perfectas, incluso vidas perfectas. Las cosas no se funden en una razón prudente.

Buenos noches nuevo Diciembre.

Y de nuevo estamos aquí, en el punto de partida. Un nuevo año pasa por delante de nuestros ojos sin habernos dado cuenta aún... Ahora es tiempo de hacer lo que dejaste escrito en aquellas listas que te dedicabas a planear antiguos Eneros con la ilusión de cumplir cada uno de tus propósitos. Ahora es cuando meditas, quizás, los amores que pasaron al cabo de estos doce meses intensos para algunos, y aburridos para otros. Mejores años para unas y peores años para otras. Habrá más de uno que quiera que se acabe este mierda de año, o mismo otros que deseen que el mes de Diciembre pudiera quedarse eterno aquí. Realmente pienso que sin duda es el mes más bonito, no porque todo se vista de blanco o porque el frío te haga acurrucarte más en las personas... Puede que sea porque estos finales, traigan buenos comienzos. Y porque esto no será un año más que pase por delante de mis ojos, esto ha sido el primero de mis próximos mejores años.